Archivo

Posts Tagged ‘IMPUESTOS EXCESIVOS’

IETU….IMPUESTO EXCESIVO E INNECESARIO

3 diciembre 2007 7 comentarios

CARGA FISCAL EXCESIVA

Como sabemos, a partir del 1º de Enero de 2008 entra en vigor en nuestro país un nuevo impuesto, el controversial y polémico Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el cual incrementará la carga tributaria de los contribuyentes de manera notable en algunos casos. Entonces, todo mundo tiene claro el hecho de que el IETU es un NUEVO IMPUESTO en nuestro sistema tributario ya que no existía antes como tal, sin embargo, se presenta la situación de determinar la naturaleza de éste impuesto, si realmente es un nuevo impuesto cuyo objeto sea distinto al del ISR o si en realidad sólo es nuevo en cuanto al nombre o denominación del mismo, pero que tenga un objeto similar al ISR. 

Esto es, para que un impuesto sea realmente nuevo debe gravar a sujetos, o bien actos, actividades o ingresos distintos a los que se graven en otros ordenamientos fiscales ya vigentes con anterioridad, es decir, debería establecer hipótesis de causación no contempladas en las leyes que regulen los demás tributos ya existentes. 

Por ejemplo, el Impuesto al Activo, que es el impuesto que queda abrogado para el 2008 con la entrada en vigor del IETU, realmente era un impuesto nuevo en el momento en que apareció en el mundo fiscal de nuestro país allá por 1989, ya que gravaba la tenencia de activos, cosa que no hacían los demás impuestos vigentes en su momento, como el ISR, IVA o IEPS. 

Entonces, el Impuesto al Activo fue un impuesto nuevo no sólo porque estaba contemplado en otra ley y tenía un nombre distinto a los impuestos ya establecidos con anterioridad, sino que era nuevo porque regulaba o gravaba situaciones totalmente diferentes a las que contemplaban las demás leyes fiscales……Pero el IETU hace lo mismo?………El IETU grava situaciones distintas o es únicamente otra versión de un impuesto ya existente pero con otro nombre? 

La anterior situación la considero de vital importancia ya que si resultara que el IETU no es más que un ISR disfrazado con otro nombre, no estaríamos entonces en presencia de una Ley innecesaria y excesiva, considerando que ya existe una Ley que regula el ISR en nuestro país?. 

Es decir, ya existe un ordenamiento en el que se establecen las directrices para que los contribuyentes calculen y determinen el ISR por sus actividades, por lo que entonces, si el asunto se trataba de incrementar la recaudación tributaria a través de una mayor captación del ISR, lo más natural y lógico era que se hubiese reformado la Ley del ISR,…… Pero crear otra Ley que regulara en el fondo los mismos conceptos que el ISR, que tuviera la misma naturaleza del ISR …….No equivale esto a tener 2 leyes de ISR?…….y por lo tanto, no equivale a gravar con el mismo impuesto por partida doble?…….Que tan válido sería esto?

LA NATURALEZA DEL IETU 

Según el adendum al estudio de la OCDE titulado “Estudio Económico de la OCDE: México 2007”, el IETU es un impuesto sobre la renta. En efecto, en dicho estudio que se concluyó en el mes de Julio del 2007, y que puede ser consultado en la página web del organismo  (http://www.oecd.org/dataoecd/44/22/39439647.pdf), se señala lo siguiente:

“Los principales factores de la reforma fiscal aprobada son los siguientes: 

Introducción del IETU (Impuesto Empresarial a Tasa Única). Es un impuesto sobre la renta a las empresas y actividades profesionales que grava los ingresos empresariales por la enajenación de bienes, la prestación de servicios y el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, después de deducir los gastos de capital. Similar a la Contribución Empresarial de Tasa Única originalmente propuesta (Capítulo 2, Recuadro 2.2, de este Estudio), el IETU actúa como un impuesto mínimo…….”  

Entonces para la OCDE el IETU es un impuesto sobre la renta, tal y como lo señala en su informe, mientras que en la Iniciativa de Ley que se presentó al Congreso de la Unión, se señaló que el IETU “…..es de tipo directo y equivale a gravar a nivel de la empresa, con una tasa uniforme, la retribución total a los factores de la producción. Por su parte, las retribuciones a los factores de la producción incluyen las remuneraciones totales por sueldos y salarios, así como las utilidades no distribuidas, y los pagos netos de dividendos, intereses y regalías, entre otras.  

De esta forma, la contribución empresarial a tasa única no grava únicamente la utilidad de la empresa, sino la generación de flujos económicos destinados a la retribución total de los factores de la producción”. 

De acuerdo a esto, el IETU grava la utilidad de la empresa y la retribución a los factores de producción, por lo que aquí nos encontramos con un término o concepto que no se considera en la Ley del ISR.

Esta retribución a factores de producción se encuentra representada por los medios o vías con que en la empresa se paga o retribuye a quienes prestan un servicio o bien para poder llevar a cabo las actividades de la empresa, tales como salarios, en el caso de los trabajadores, dividendos, en el caso de los accionistas, intereses, en el caso de las personas que otorgan un financiamiento, regalías, en el caso de prestadores de diversos servicios o bienes, como licencias, patentes, nombres comerciales, etc., etc., por lo que entonces nos encontramos con que el gravamen a tales conceptos se da simple y sencillamente al no permitir la deducción de tales erogaciones. 

Es por ello que se dice que se grava la utilidad de la empresa (el excedente de ingresos respecto a las erogaciones reales de la persona) más la retribución a los factores de producción (gravamen sobre salarios, intereses, dividendos, regalías, etc.) al no permitirse su deducción. 

Sin embargo, el hecho de que en la Ley del IETU no se permitan ciertas deducciones que si se hacen en la Ley del ISR, no es motivo suficiente para considerarlo un impuesto distinto al ISR ya que para ser así considerado tendría que gravar situaciones distintas a las contempladas en la Ley del ISR. 

El Impuesto Sobre la Renta lo que grava, tal y como su nombre lo indica, es justamente la renta, entendida esta como el incremento patrimonial que tienen las personas por la realización de las distintas actividades, y determinando tal incremento patrimonial a través del enfrentamiento de los ingresos con las erogaciones realizadas y necesarias para la obtención de tales ingresos.

Y el IETU que grava en esencia?……El diferencial entre los ingresos y las erogaciones autorizadas como deducción por la Ley respectiva. 

Es decir, prácticamente lo mismo que la Ley del ISR con la diferencia en los momentos de acumulación de los ingresos y en las deducciones que se permiten. Pero esto no hace que el IETU tenga una naturaleza distinta al ISR, ya que en esencia gravan lo mismo, por eso en la OCDE lo califican como un impuesto sobre la renta. 

Ante esto queda por cuestionarse la validez de una Ley que regula un impuesto que ya existe en otra ley y al que sólo le han cambiado el nombre………Que tan válido es la existencia de 2 leyes que en esencia regulan al mismo tipo de impuesto?…..Sería válido esto si aún gravando ambas leyes la renta, fueran dirigida a distintos tipos de contribuyentes. Por ejemplo, si una gravara a las actividades empresariales y otra a los ingresos por salarios, o a la obtención de premios, o los servicios independientes, etc., etc. 

Entonces no habría problema ya que cada ley regularía o gravaría la renta de distintos tipos de contribuyentes, pero el asunto aquí es que ambas leyes contemplan a los mismos sujetos como causantes del impuesto, es decir, gravan la renta de los mismos sujetos. Esto es así ya que la Ley del IETU contempla como sujetos a las siguientes personas:

a) Las personas físicas o morales residentes en México que perciban ingresos por la enajenación de bienes, prestación de servicios o el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, y 

b) Las personas residentes en el extranjero con establecimiento permanente en el país, por los ingresos atribuibles a dichos establecimientos al realizar enajenación de bienes, prestación de servicios u otorgamiento del uso o goce temporal de bienes.

Estos 2 sujetos (los residentes en México y los extranjeros con establecimiento permanente en el país) son igualmente contemplados como tales en la Ley del ISR, mientras que la enajenación de bienes, la prestación de servicios y el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes son igualmente objeto de la Ley del ISR, por lo que es posible concluir que se grava la renta de un mismo contribuyente con dos leyes que regulan un mismo impuesto, distinto únicamente en cuanto a nombre pero no en esencia. 

Esto sin duda alguna resulta excesivo e innecesario ya que la renta ya se encuentra gravada por una ley específica y anterior, donde los mismos sujetos del IETU ya están considerados en la Ley original y que si pretendían elevar la recaudación tributaria a través de una mayor captación de ISR entonces debieron modificar la Ley del ISR ya existente, o bien, crear una nueva que gravara la renta de las personas y llamándole como quisieran (IETU, PEPE, CETU o LOLITA), pero desapareciendo la anterior ley para que así solo quedara una. 

Esta situación de doble legislación sobre la renta de las personas, de alguna manera queda reconocida en la propia Ley del IETU, cuando en su artículo 19 Transitorio se establece que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público deberá presentar un estudio, a más tardar el 30 de Junio del 2011, sobre la conveniencia de derogar las disposiciones de la Ley del ISR que regulan a los sujetos contemplados en la Ley del IETU. 

Pero mientras tanto, la Ley del IETU es sin duda alguna excesiva e innecesaria, por lo ya comentado. 

 

Anuncios